La tromboembolia pulmonar, conocida también como embolia pulmonar, es una obstrucción en las venas originada por coágulos de sangre, con frecuencia llamados trombos.

El diagnóstico de la tromboembolia pulmonar depende de muchos factores, entre ellos la edad y la salud de la persona.

¿Qué es la Tromboembolia Pulmonar?

Los coágulos de sangre que causan la tromboembolia pulmonar pueden desarrollarse en diferentes lugares.

La mayoría de ellos provienen de las venas de las piernas y la pelvis, es decir, de los vasos que transportan la sangre desde los pies hasta el corazón. Tales coágulos de sangre se llaman trombos.

Si la tromboembolia pulmonar afecta solo a un pequeño vaso sanguíneo en el pulmón, solo produce una leve molestia.

Pero si este cierra un vaso pulmonar más grande, puede ser potencialmente mortal, originando síntomas como dificultad para respirar, dolor durante la respiración y palpitaciones cardíacas.

Cardiologo en San Luis Potosi Dr Josue Alejandro Silva Especialista en Tromboembolia Pulmonar v002 compressor

¿Cuáles son las causas de la Tromboembolia Pulmonar?

Las causas que originan la tromboembolia pulmonar pueden ser muy variadas, que se presente una u otra dependerá de las condiciones del paciente. Esas causas pueden ser:

  • Fractura en la cadera o la pierna.
  • Endoprótesis de la cadera o de rodilla.
  • Cirugía mayor.
  • Enfermedad pulmonar.
  • Terapia de reemplazo hormonal.
  • Tumor maligno.
  • Anticonceptivos orales.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Embarazo.
  • Fase poco después del nacimiento.
  • Tromboembolia venosa previa.
  • Perturbación de la coagulación sanguínea.
  • Vejez.
  • Niveles altos de homocisteína.

¿Cuáles son los síntomas de la Tromboembolia Pulmonar?

Una tromboembolia pulmonar no siempre produce síntomas evidentes. Sin embargo, cuando sí los produce, pueden variar desde un leve dolor en el pecho hasta un paro cardíaco. Cuanto más grande es la sección del pulmón bloqueada del suministro de sangre por la tromboembolia, más severos son los síntomas. Algunos de ellos incluyen:

  • Dolor al respirar
  • Esputo sangriento
  • Latido cardíaco rápido.
  • Incontinencia

Los casos más complicados de la tromboembolia pulmonar pueden incluir:

  • Insuficiencia cardíaca derecha
  • Arritmia cardíaca
  • Shock
  • Infarto pulmonar
  • Neumonía
  • Inflamación pituitaria (pleuresía)
  • Hipertensión

¿Cómo se diagnostica la Tromboembolia Pulmonar?

Si se sospecha de una tromboembolia pulmonar, el médico primero examinará al paciente, escuchando los pulmones y el corazón. También, midiendo la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Existen muchos métodos para diagnósticar esta enfermedad. Por ejemplo, a través de los niveles sanguíneos puede confirmarse la sospecha de tromboembolia pulmonar.

Otros procedimientos pueden proporcionar información útil, pero no un diagnóstico certero. Estos incluyen el análisis de gases en la sangre, que requiere la extracción de sangre de una arteria o del lóbulo de la oreja.

En la derivación de las corrientes cardíacas (ECG) y en la radiografía del pulmón a veces pueden apreciarse cambios definitivos para el diagnóstico de tromboembolia pulmonar.

Pero la presencia de tromboembolia pulmonar es negada o confirmada más eficazmente con una representación de las arterias pulmonares o angiografía, ya que en esta se examinan los vasos a través de una tomografía computarizada. Como otra alternativa, una representación del flujo sanguíneo pulmonar con sustancias radiactivas (gammagrafía de perfusión) puede ser útil.

Dado que en la mayoría de los casos una trombosis profunda en la pierna o la vena pélvica es causante de la tromboembolia pulmonar, las venas de las piernas generalmente se examinan primero con ciertos procedimientos de ultrasonido, como el Doppler y la ecografía dúplex a color.

Si no está claro qué factores han llevado a la formación de un coágulo de sangre, se deben considerar los factores de riesgo, como la edad, por ejemplo: en las personas mayores de 50 años, la causa de la tromboembolia puede ser la presencia de un cáncer. Por lo que se hace necesario agotar todos los exámenes diagnósticos necesarios para confirmar si existe tal cáncer (que es frecuente en las personas mayores) y si la afección pulmonar es consecuencia de ese cáncer.

Cardiologo en San Luis Potosi Dr Josue Alejandro Silva Especialista en Tromboembolia Pulmonar v001 compressor

¿Cuáles son los tratamientos de la Tromboembolia Pulmonar?

Deberá buscarse asistencia médica inmediata, en casos de sospechar la presencia de una tromboembolia pulmonar. Camino al hospital, el paciente debe moverse o agitarse lo menos posible. Si se produce un paro cardíaco, la reanimación debe iniciarse de inmediato.

Considerando los síntomas, el médico puede suministrar al paciente analgésicos, sedantes o medicamentos que estabilicen la circulación; y dependiendo de la gravedad de la tromboembolia pulmonar, se consideran los siguientes tratamientos:

Tratamiento con medicamentos anticoagulantes

Los medicamentos anticoagulantes se indican para las tromboembolias pulmonares menos graves, las cuales prevalecen en alrededor del 80% de la población afectada. La inhibición de la coagulación previene el crecimiento inadecuado del trombo, para ello se usa heparina o un fármaco relacionado. Estos medicamentos se inyectan en la vena o debajo de la piel.

Durante esta terapia, de aproximadamente siete a diez días, comienza el tratamiento con tabletas anticoagulantes, que reemplazan la terapia con heparina más tarde.

Fibrinólisis: resolución del coágulo de sangre

La fibrinólisis, se administran medicamentos por vía intravenosa, que pueden disolver el coágulo de sangre. Este tratamiento se llama terapia de lisis.

Con frecuencia, este procedimiento se realiza cuando la tromboembolia pulmonar es grave, y no puede esperarse que el cuerpo, por sí mismo, elimine el coágulo del pulmón.

Tratamiento con catéter

El tratamiento con catéter también se considera para la tromboembolia pulmonar severa. Aquí, el coágulo de sangre en el pulmón se tritura mecánicamente con un catéter introducido a través de las venas en el corazón.

El tratamiento puede causar complicaciones, como lesionar los vasos.

Si todas las medidas anteriores son insuficientes o han fallado, el coágulo también se puede extirpar con cirugía abierta (embolectomía pulmonar). Esto requiere una máquina corazón-pulmón.

Con el fin de prevenir nuevas trombosis y tromboembolias pulmonares, el procedimiento quirúrgico es seguido por una terapia con medicamentos anticoagulantes, llamadas cumarinas. La duración estándar del tratamiento es de tres a seis meses.

Si bien las tromboembolias pulmonares son, por lo general, bastante sencillas de tratar, la obstrucción de una arteria, la cual es de gran tamaño, es potencialmente mortal, si no es tratada a tiempo.

Para mantener la salud de su corazón y de sus en las mejores condiciones, lo invitamos a ponerse en contacto con el Dr. Josué Silva, Cardiólogo en San Luis Potosí. Si estás interesado en agendar una cita con él, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto ubicado al lado derecho de ésta página.

5 (100%) 1 vote

 

[mashshare]

¿TE INTERESA AGENDAR UNA CONSULTA?

Envíanos un mensaje